La obesidad abdominal duplica el riesgo de muerte subita