Los edulcorantes artificiales favorecen la obesidad y la diabetes