¿Todavía se puede dignificar la comida basura?