Coca-Cola y Pepsi, la verdad del azúcar