Nuevo impuesto sobre las bebidas azucaradas, ¿oportunismo o necesidad?