El gen de la obesidad no limita el efecto de las dietas o el ejercicio