Investigaciones demuestran que la diabetes puede producir infarto al miocardio.