Así se comporta el cerebro humano durante un atracón.