Individualizar el tratamiento mejora el control de la obesidad