El riesgo de obesidad aumenta si hay más exposición a la luz de noche que de día