El gen del ‘borracho agresivo’ protege contra la obesidad y la diabetes tipo 2