Para abordar la obesidad infantil se debe intervenir en el entorno familiar y educativo